La promenade en Casa Curutchet

En la casa Curutchet, la rampa es el eje de composición de la casa. Establece la continuidad de la vereda de calle en el interior de la parcela, forjando una situación urbana atípica, que va revelando gradualmente la arquitectura de la casa a medida que se recorre. La idea motriz compendia las percepciones que impone el paseo, porque para Le Corbusier, la planta es orden, y el paseo arquitectónico es la narración de ese orden.

Anuncios

Contraste como elemento de ratificación

la Casa Curutchet es un compendio de contrapuntos formales y espaciales que le dan a su arquitectura una cualidad de “emoción estética” destacable en su producción de viviendas domésticas.